AICA Cuba: “Arte cubano. Alegoría, género y mercado en los 90″, David Mateo
AICA-Cuba-DavidMateo-ArteCubano

Fragmentos de valoraciones realizadas por especialistas cubanos sobre el libro: “Arte cubano. Alegoría, género y mercado en los 90”, del crítico de arte, curador y editor: David Mateo (Presidente de la sección AICA-Cuba)

AICA-Cuba-DavidMateo-ArteCubano2

I

Se trata de una recopilación de textos críticos que se mueven entre el artículo, la crónica y el ensayo, y que abordan un período importante en la historia de las artes plásticas cubanas, aunque de su lectura puede inferirse el signo de una época que, con fina ironía, ha sido llamada especial. Una época que late en nuestra conciencia cada día.

David no se atuvo a la absurda moda de algunos autores de atiborrar en un libro todos sus textos publicados en prensa, y hacer que el producto se convirtiera en dosier personal, en almacén de palabras, en teorías cíclicas, retratos que, al final, terminan siendo (con perdón de Whitman) autorretratos, cantos y celebraciones de sí mismos. David seleccionó (y aquí también ejerció la crítica consigo mismo) aquellos textos que funcionan y se erigen en tesis, y que tienen una progresiva ilación, una dramaturgia que el lector irá sintiendo, disfrutando, agradeciendo.

Charo Guerra
Escritora y editora
II

En “Arte cubano. Alegoría, género y mercado en los 90”, Ediciones Matanzas, 2013, David Mateo aborda en una docena de textos las notas más salientes del ámbito de las artes plásticas en un nuestro país durante un período dado. El libro es notable por varias razones; siendo la más notoria la tónica del abordaje mismo del panorama artístico de nuestro país durante la llamada Década del Período Especial. La íntima relación entre producción artística-sistema institucional-mercado está presente en estos trabajos publicados entre 1993 y 2009 y precedidos por una acertada cita de Tonel que encabeza la colección de textos: «Creo más en el proceso del arte cubano como continuidad que como ruptura.»

Se aprecia un enjuiciamiento comprensivo de lo que debe constituir una muestra de arte, que no es, ni remotamente debe ser, un mecánico colocar piezas en un espacio determinado. En «Riegos del arte como escamoteo y protocolo», Mateo esclarece y lamenta hasta qué punto «vivimos una desarticulación de las funcionalidades y la estructura jerárquica del sistema galerístico cubano». Debe insistirse en este breve pero enjundioso texto en tanto colabora, con los restantes textos, a configurar un concepto abarcador de lo que debe considerar una crítica de arte: el análisis formal y conceptual de las obras expuestas es básico,

mas no es –ni por mucho– el único elemento a considerar. Una curaduría coherente da forma y sustancia a una idea fundamentada de lo que se desea mostrar; si falla uno de estos integrantes, estamos en presencia de una mecánica colección de piezas sin un sentido coherente.

Adelaida de Juan
Crítica de arte, investigadora. Profesora Titular y Consultante de la Facultad de Historia del Arte. Universidad de La Habana. Miembro de honor sección AICA-CubaIII

Arte Cubano: alegoría, género y mercado en los 90´ responde a una cuidadosa organización cronológica que va desde el propio año 1993 al 2009. Sin embargo, su lógica supera la dinámica temporal para dar vía expedita a un guión de motivaciones, vivencias y lógicas vinculadas a la dinámica institución- producción simbólica-comercialización en particulares condiciones económicas, políticas, ideológicas y por transitividad estéticas. Todo ello presentado desde la visión de quien resulta juez y parte, por lo que pudiera entenderse como una especie de cuaderno de anotaciones que a destiempo Mateo ha decidido ordenar, revisitar en franco acto de estímulo crítico, indagatorio, en consonancia con algunos colegas que también experimentaron las desidias y goces del denominado Período Especial y por supuesto, en beneficio de quienes revisitamos la década en busca de respuestas y argumentos aclaratorios.

Cuáles fueron las estrategias asumidas por el estado y los creadores, cómo las nuevas relaciones con galeristas, ferias de arte y bienales internacionales definieron las voces y orquestaciones del panorama plástico y cuáles fueron las consecuencias que se desmembrarían de las nuevas especulaciones, temores, oportunismos y esperanzas; son algunos de los cuestionamientos que el autor propone como meta de partida para interpelar una etapa que sentó dinámicas de prolongada trascendencia.

Yoana Toledo
Historiadora del Arte